Safo y J.M. Cano

noviembre 30, 2009

Poesía griega de Safo:

Me parece igual a un dios, el hombre

Que frente a ti se sienta, y tan de cerca

Te escucha absortos hablarle con dulzura

Y reírte con amor.

Eso no miento, no, me sobresalta

Dentro del pecho el corazón; pues  Cuando

Te miro un solo instante, Ya no puedo

Decir ni una sola palabra,

La lengua se me hiela, y un sutil

Fuego no tarda en recorrer mi piel,

Mis ojos no ven nada, y el oído

Me zumba, y un sudor

Frío me cubre, y un temblor me agita

Todo el cuerpo, y estoy, mas que la hierba,

Pálida, y  siento que me falta poco para quedarme muerta.

Letra de Mujer Contra Mujer :
(J. M. Cano)

Nada tienen de especial
dos mujeres que se dan la mano
el matiz viene después
cuando lo hacen por debajo del mantel.

Luego a solas sin nada que perder
tras las manos va el resto de la piel
un amor por ocultar
y aunque en cueros no hay donde esconderlo
lo disfrazan de amistad
cuando sale a pasear por la ciudad.

Una opina que aquello no está bien
la otra opina que qué se le va a hacer
y lo que opinen los demás está de más.

Quien detiene palomas al vuelo
volando a ras del suelo
mujer contra mujer.

No estoy yo por la labor
de tirarles la primera piedra
si equivoco la ocasión
y las hallo labio a labio en el salón
ni siquiera me atrevería a toser
si no gusto ya sé lo que hay que hacer
que con mis piedras hacen ellas su pared.

Quien detiene palomas al vuelo
volando a ras de suelo
mujer contra mujer.

Una opina que aquello no está bien
la otra opina que qué se le va a hacer
y lo que opinen los demás está demás.

Quien detiene palomas al vuelo
volando al ras del suelo
mujer contra mujer.

opinión:

He elegido esta canción porque me recuerda a la poesía, ya que habla de una mujer que está enamorada de otra, y además me parecía la apropiada.

Sara Fernández


Carpe diem – Horacio – Falsalarma

noviembre 30, 2009

horacio

Carpe diem, Horacio

No pretendas saber, pues no está permitido,

el fin que a mí y a ti, Leucónoe,
nos tienen asignados los dioses,
ni consultes los números Babilónicos.
Mejor será aceptar lo que venga,

ya sean muchos los inviernos que Júpiter

te conceda, o sea éste el último,
el que ahora hace que el mar Tirreno
rompa contra los opuestos cantiles.
No seas loca, filtra tus vinos

y adapta al breve espacio de tu vida
una esperanza larga.
Mientras hablamos, huye el tiempo envidioso.
Vive el día de hoy. Captúralo.

No fíes del incierto mañana.

Esta canción me recuerda al poema de Carpe Diem de Horacio, (siglo I a.C.-I d.C) porque ambos hablan de cómo tienes que aprovechar el tiempo ya que nunca sabes dónde estarás mañana y sólo tienes una vida para hacer tanto en tan poco tiempo, siempre haz las cosas con cabeza y no sin pensar, porque puedes arrepentirte con el tiempo.

Falsalarma – Carpe Diem

Adrián


Arquíloco – Ska-p

noviembre 29, 2009

En este poema, Arquíloco nos dice que a él no le importa para nada la importancia del ejército, ni que los soldados sean fuertes o débiles. Y en esta canción de Ska-p pues resaltan su inconformismo respecto a las fuerzas armadas burlándose de ella.

Poema de Arquíloco

No me gustan los jefes altos de paso ágil
orgullosos de sus bucles y su afeitada a contrapelo.
Prefiero uno bajito, chueco, pero bien plantado
y lleno de coraje.

Gonzalo Pérez


La Biblioteca de Alejandría

noviembre 24, 2009

null

Por el año 300 a.C. la ciudad griega de Alejandría, fundada por Alejandro Magno en la costa mediterránea de Egipto, era la urbe más grande del mundo. Tenía avenidas de 30 metros de ancho, un magnífico puerto y un gigantesco faro para anunciar a los marinos que allí se dirigían que se acercaban a su destino. El faro fue una de las siete maravillas del mundo antiguo.

El museo y la biblioteca estaban divididos en facultades, cada una dirigida por un sacerdote. El salario del personal lo pagaba el rey. Los estudiosos de la biblioteca y museo de Alejandría estudiaban todo lo posible: literatura, matemáticas, astronomía, historia, física, medicina, filosofía, geografía, biología e ingeniería.

 B alejandria II

Por sus pasillos se pasearon, entre otros, Eratóstenes; el astrónomo Hiparco, el cual trazó un mapa de las constelaciones y clasificó las estrellas por su brillo aparente; Euclides, sistematizador de la geometría; Apolonio de Perga, matemático que investigó las propiedades de las curvas llamadas “secciones cónicas” (parábola, hipérbola y elipse); Arquímedes, el genio de la mecánica, y -en el ocaso de la biblioteca, seis siglos después- la astrónoma, matemática y física Hipatia, una mujer que se desenvolvía con toda soltura en un medio tradicionalmente acaparado por hombres y una época en que las mujeres tenían aun menos oportunidades que hoy. Se sabe que desde el principio la biblioteca fue un apartado al servicio del Museo. Pero más tarde, cuando esta entidad adquirió gran importancia y gran volumen, hubo necesidad de crear un anexo cercano.

Creada por Ptolomeo III (246 adC-221 adC). El lugar donde se estableció esta parte nueva fue en la colina del barrio de Racotis (hoy se llama Karmuz), en un lugar de Alejandría más alejado del mar, en el antiguo templo erigido por los primeros Ptolomeos al dios Serapis, llamado el Serapeo. Esta segunda biblioteca debió ser sin duda la que resistió el paso de algunos siglos, conquistando como la anterior la fama y el prestigio del mundo conocido. En la época del Imperio Romano, los emperadores la protegieron en gran manera. La modernizaron incorporando calefacción central por tuberías con el fin de mantener los libros bien secos en los depósitos subterráneos.

Opinión: Creo que el texto esta bastante bien planteado y  lo unico copiado son las fechas y los más importantes genios que estudiaron allí. Sinceramente por el trabajo le doy al mio propio un 8.

Os dejo dos fragmentos de la colección COSMOS de Carl Sagan:

Ignacio Rodríguez Muñoz


La poesía de Catulo

noviembre 24, 2009

Cayo Valerio Catulo nació en Verona, en una familia influyente ya que su padre era amigo de Julio César.

ggk

Estudió en Roma pasando allí una temporada. Se enamoró de una dama llamada Clodia que estaba casada con el gobernador de la Galia Cisalpina. Tras concederle sus encantos, le fue infiel a la primera ocasión y dejó a Catulo debatiéndose entre el odio y el amor, como expresa en su conocido dístico: «Odio y amo. ¿Cómo es posible?, preguntarás acaso. No lo sé, pero siento que me ocurre y me atormenta».

catulo

Fue una inspiración excepcional para uno de los corpora de lírica amorosa más intensa de todos los tiempos. Lateralmente, en sus poemas también se refleja, directa o indirectamente, una relación homosexual con un joven.

Murió a los 30 años de edad.

El corpus catuliano consta de unas 116 poesías, 102 encabezadas por una dedicatoria a Cornelio Nepote que sin duda debió pertenecer a una compilación anterior, aparentemente distribuidas en tres grupos. El primero, hasta la composición 60 inclusive, comprende poemas líricos cortos, en metros varios, de asuntos sacados de los más diversos acontecimientos de la vida: poesías amorosas, otras dirigidas a amigos o enemigos, improvisaciones ingeniosas, anécdotas, sátiras, y un breve himno a Diana.

. Busto del poeta romano Gaio Valerio Catullo en Sirmione

Podemos dividir estos 116 poemas en:

ghghg

  1. Poemas de diatriba
  2. Poemas de amor
  3. Poemas de amistad
  4. Poemas de reflexión personal

Opinión personal :

He leído algunos poemas de Catulo y  he de admitir que usa un vocabulario muy culto y variado. Cuando he buscado sobre él he descubierto muchas más cosas de las que me había imaginado y muchas que me han fascinado. Este gran poeta ha escrito poemas basándose en sus experiencias más dolorosas y más felices, describiendo cada situación, y ha dedicado su vida a la literatura y la lírica.

Aquí uno de sus poemas :

Gorrioncito, joya de mi pequeña,
con quien juega, al que resguarda en el seno,
al que suele dar la yema del dedo
y le incita desgarrados mordiscos:
cuando a mi deseo resplandeciente
le place tornarse alegre y aliviarse
de sus cuitas, para aplacar su ardor,
¡cuánto me gustaría, como hace ella,
jugar contigo y desterrar las penas
lejos de mi triste ánimo!
(II b)
Me es tan grato como a la niña el fruto
doradito que soltó el ceñidor
que tanto tiempo permaneció atado.


Safo, poetisa griega

noviembre 24, 2009

De Safo existen pocos datos biográficos. Se sabe que vivió en el siglo IV a.C. en la isla de Lesbos, la mayor parte de su vida, y durante un tiempo, también vivió en Siracusa, al parecer porque su familia se exilió allí, como consecuencia de las luchas aristocráticas.

Casi todo lo que se sabe sobre ella es a través de su obra.
Ella enseñaba en la llamada “Casa de las Musas” a recitar y cantar poesía y también a crear adornos con flores…

En sus poemas se descubre que Safo se había enamorado de algunas de sus alumnas. Su poesía es lírica y expresa muchos sentimientos, como amor, celos y sufrimientos.

Como declara su amor por una mujer, se convierte en un símbolo de amor lésbico, nombre que viene de su ciudad, Lesbos.

A través de su poesía se descubre a una mujer muy femenina y espiritual. Su poesía era recitada y muy conocida (es la poetisa más traducida de la Antigüedad)

Su obra, al parecer, constaba de nueve libros, entre los que se recitan sus poemas íntimos y otros populares, y cantos nupciales, para los cuales creó un ritmo propio y un método nuevo que se llamó la estrofa sáfica.

Su poesía se centra en sus vivencias, en sus sentimientos y en el mundo femenino, todo esto se muestra por ejemplo, en el “Himno en honor a Afrodita” que es el único poema que nos ha llegado completo de toda su obra.

Safo.

HIMNO EN HONOR A AFRODITA
¡Oh, tú en cien tronos Afrodita reina,
Hija de Zeus, inmortal, dolosa:
No me acongojes con pesar y tedio
Ruégote, Cripria!
Antes acude como en otros días,
Mi voz oyendo y mi encendido ruego;
Por mi dejaste la del padre Jove
Alta morada.
El áureo carro que veloces llevan
Lindos gorriones, sacudiendo el ala,
Al negro suelo, desde el éter puro
Raudo bajaba.
Y tú ¡Oh, dichosa! en tu inmortal semblante
Te sonreías: ¿Para qué me llamas?
¿Cuál es tu anhelo? ¿Qué padeces hora?
-me preguntabas-
¿Arde de nuevo el corazón inquieto?
¿A quién pretendes enredar en suave
Lazo de amores? ¿Quién tu red evita,
Mísera Safo?
Que si te huye, tornará a tus brazos,
Y más propicio ofreceráte dones,
Y cuando esquives el ardiente beso,
Querrá besarte.
Ven, pues, ¡Oh diosa! y mis anhelos cumple,
Liberta el alma de su dura pena;
Cual protectora, en la batalla lidia
Siempre a mi lado.

Paula Gaspar


Referentes de la poesía lírica

diciembre 8, 2008

Fresco pompeyano

Además de introducirnos en los orígenes del latín y en la formación del español, hemos pasado el trimestre estudiando a los héroes homéricos de la Guerra de Troya para luego conocer un poco mejor a Homero y su obra. Después hemos leído a los líricos griegos y romanos y hemos tratado de comparar estos dos géneros literarios nacidos en Grecia…

Os propongo ahora un trabajo. Consiste en localizar otros poemas de los líricos clásicos y en su comentario personal, sin olvidar los rasgos característicos de esta poesía, que ya hemos estudiado. Asimismo, debéis encontrar referentes de los mismos en canciones de la actualidad o en poemas de la literatura universal. No es difícil si el tema central es el amor o los sentimientos que devienen de él, ¿no creéis?

Para ayudaros un poco, podéis consultar los esquemas que se utilizaron en clase para concluir con la poesía épica y la lírica.

Los comentaremos después de Navidad. Ánimo

http://cmapspublic.ihmc.us/servlet/SBReadResourceServlet?rid=1197064884703_1814440340_10483&partName=htmltext


Eric Clapton y Catulo

septiembre 8, 2008