Catulo y Silvio Rodríguez

Desgraciado Catulo, deja de hacer tonterías,

Y lo que ves perdido, dalo por perdido.

Brillaron una vez para ti soles luminosos,

Cuando ibas a donde te llevaba tu amada,

Querida por ti como no lo será ninguna.

Entonces se sucedían escenas divertidas,

Que tú buscabas y tu amada no rehusaba.

Brillaron de verdad para ti soles luminosos.

Ahora ella ya no quiere; tú, no seas débil, tampoco,

Ni sigas sus pasos ni vivas desgraciado,

Sino endurece tu corazón y mantente firme.

¡Adiós, amor! Ya Catulo se mantiene firme:

Ya no te cortejará ni te buscará contra tu voluntad.

Pero tú lo sentirás, cuando nadie te corteje.

¡Malvada, ay de ti! ¡Qué vida te espera!

¿Quién se te acercará ahora? ¿Quién te verá hermosa?

¿De quién te enamorarás? ¿De quién se dirá que eres?

¿A quién besarás? ¿Los labios de quién morderás?

Pero tú, Catulo, mantente firme.

Ojalá que las hojas no te toquen el cuerpo cuando caigan
para que no las puedas convertir en cristal
ojalá que la lluvia deje de ser el milagro que baja por tu cuerpo
ojalá que la luna pueda salir sin ti
ojalá que la tierra no te bese los pasos.

(coro)
ojalá se te acabe la mirada constante
la palara precisa, la sonrisa perfecta
ojalá pase algo que te borre de pronto
una luz cegadora, un disparo de nieve
ojalá por lo menos que me lleve la muerte
para no verte tanto, para no verte siempre
en todos los segundos, en todas las visiones
ojalá que no pueda tocarte ni en canciones

Ojalá que la aurora no de gritos que caigan en mi espalda
ojalá que tu nombre se le olvide esa voz
ojalá las paredes no retengan tu ruido de camino cansado
ojalá que el deseo se valla tras de ti
a tu viejo gobierno de difuntos y flores

(coro)

ojalá se te acabe la mirada constante
la palara precisa, la sonrisa perfecta
ojalá pase algo que te borre de pronto
una luz cegadora, un disparo de nieve
ojalá por lo menos que me lleve la muerte
para no verte tanto, para no verte siempre
en todos los segundos, en todas las visiones
ojalá que no pueda tocarte ni en canciones

He comparado la canción y el poema porque, aunque realmente las situaciones sean diferentes, los dos tratan sobre el gran dolor que causa un amor que no ha podido ser correspondido, o que no funcionó, y tienen que renunciar  a sus amadas por la situación.

Los dos las aman profundamente, Silvio Rodríguez, por ejemplo, comenta el tema de la muerte. Prefiere que le lleve la muerte, para no recordarla, porque está siempre en su mente.

Y en el caso de Catulo, comenta que la tiene que dejar, que se va a resignar a perderla como un hombre firme que es,  pero no aguanta el quererla, y de alguna manera le echa en cara que sin él va a ser una desgraciada y que nadie la va a querer como él, porque no es capaz de dejarla marchar del todo, la quiere demasiado…

Julia Machuca

Una respuesta a Catulo y Silvio Rodríguez

  1. Jorge dice:

    Quiero decir que creo fielmente en lo que esta escrito en poesía o en la canción ya que me ha tocado vivir algo de similares características vivirlo con dolor y vivo hoy queriendo morir pero me siento fuerte en lo que me queda de vida por aquella mujer que amo. Julia machuca Q.

    PD:…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: