ALEJANDRO MAGNO

alejandro magnoSu vida:

Alejandro III, el Magno, o simplemente Alejandro Magno (el Grande), nació en agosto de 356 aC. en la ciudad de Pella, capital de Macedonia, actual Grecia. Hijo del Rey Filipo II y de la princesa Olimpia, descendiente de la familia real Epirota.   Alejandro fue enviado a Mieza donde obtuvo su formación militar y física en manos de Leónidas I, y tuvo como tutor a Aristóteles, para sus estudios en filosofía, geografía, zoología, literatura, poesía, retórica, ciencia y medicina.

A los 16 años lucha contra lo Tríbalos e Ilirios, además de ejercer interinamente el gobierno mientras su padre sitiaba Bizancio. A los 18, al frente de la caballería triunfa contra los Medas en la batalla de Queronea. Las relaciones tempestuosas entre sus padres hace que Filipo destierre a Olimpia a Epiro, quien partió de la mano de su hijo. Asesinado su padre accede al trono macedonio. En realidad, la sucesión correspondía a su hermanastro Arrideo, hijo de Filipo y una bailarina, pero padecía alguna

muerte de Alejandro

deficiencia mental que lo relegó de la lucha por el poder. Alejandro murió a  su regreso a Sussa, “contrae fiebre ” y muere a los 32 años de edad. En realidad los pormenores de su muerte son motivo de divergencias históricas. Para algunos murió de paludismo o malaria; para otros de leucemia; y para muchos, envenenado.

La expansión de su Imperio:

Contrariamente a lo que él creía, su aventura expansionista no recibe el acogimiento de las ciudades griegas sometidas por los persas, como Halicarnaso, dado que bajo el gobierno de éstos poseían una economía floreciente, entre otros factores. La batalla de Issus, Siria, es la victoria definitiva sobre Darío III, quien huye abandonando a su familia. Estos reciben un trato excelente de parte de Alejandro.
Llega a otras regiones de Asia donde es recibido como héroe. Luego de pasar por Fenicia y Palestina parte rumbo a Egipto, que le abre sus brazos como a un verdadero libertador. Gobernará este país por un largo periodo, fundando importantes ciudades como Alejandría. Inteligentemente respeta la religión egipcia que había sido vapuleada por Darío, autoproclamándose Faraón.

Luego de un periodo breve de tranquilidad parte hacia el centro del poder persa para terminar su conquista. Cruza el Tigris y el Éufrates y se enfrenta nuevamente al rey persa en la batalla de Gagamela, una de las más impresionantes de la historia, donde 40000 soldados griegos y la dirección de un estratega militar grandioso, derrotan a fuerzas cercanas al millón de almas. Después cae Babilonia y Sussa aunque su ambición lo lleva a la mismísima capital persa (Persépolis) a quien somete sin dificultad. Desde Issus a Punjab, Alejandro parecía no tener limites. Respetuoso de la cultura asiática busca fusionar ambas culturas tomando para sí, incluso, ritos orientales. De hecho, se casa con Barsine, oriental con quien tiene un hijo: Heracles. Aunque su único amor fue su amigo Hefestión, al que conoció con 11 años.

Pepe García

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: